Los caminos de la vida son variados, pero siempre me han llevado hacia ti.

lunes, 20 de octubre de 2014

¿TDAH? ¿HAY ACUERDO?

   Acabo de leer un artículo (pica aquí para leer) que pone en entredicho el diagnóstico de TDAH con o sin hiperactividad por carecer de  biomarcadores específicos o pruebas clínicas que lo corrobore. Lo cierto es que no es el primero que leo en el que se echa la culpa a la todopoderosa industria farmacéutica. Se supone que los innumerables doctores, psiquiatras, catedráticos etc, son los especialistas en estos temas, los que realizan pruebas y más pruebas, variadas investigaciones estudios, y por los diferentes artículos que leo, no son capaces de ponerse de acuerdo. Está claro que hay muchos intereses encontrados.
    Lo que tengo claro es que cuando hay un alumno/a con sospecha de presentar el citado o presunto déficit (vamos a tener que darle ahora el beneficio de la duda), los padres y tutores necesitan ayuda. Y en esos casos no sirven diferencias de criterio, de terminología o resultados de investigaciones o estudios divergentes. A nuestro nivel, el del día a día, se necesitan soluciones para que el niño o niña aproveche los aprendizajes que se imparten en el aula, y disfrute de una relación satisfactoria con  su entorno. He conocidos casos en los que la medicación ha sido muy positiva, mientras que en otros no, o se ha tardado mucho tiempo en averiguar la dosis adecuada, por lo que las dudas me acechan.
   Quizás la solución pase por modificar la metodología, en unos casos, mientras que en otros sea necesario una determinada medicación, y que conste que no me gusta ni medicar ni medicarme más que en los casos extrictamente necesarios. O que necesitemos un protocolo común de respuesta en modificación de esa conducta. Pero claro, solo soy una simple maestra divagando sobre diatribas de las que seguramente no conozco todo lo necesario, pero que observa e intenta superar el día a día.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Nuevo curso, nuevos retos

    Ya...ya lo se, es un poco tarde para dar la bienvenida a un nuevo curso, tengo muchas excusas (mucho trabajo, gracias a nuestra querida administración educativa), aunque no me sirve de consuelo, por dejar tan ignorado, olvidado y con tan poca atención mi añorado blog.
    Empezamos un curso con nuevos retos como dos leyes educativas que intentan convivir, y nuevo alumnado que nos hacen esforzarnos más y no dejarnos llevar por el desaliento. Espero que nunca dejemos de buscar nuevas formas de ser mejores profesionales de la educación. Creo firmemente que  en nuestra profesión nunca debemos dejar de formarnos. Querer, cada día, ser los mejores, es una excelente manera de mostrar nuestra valía y potencial. Y no sólo en el ámbito profesional.
    Y después de esta charla, fruto del cansancio y del sueño desvelado, pasemos a temas más mundanos como el material de inicio de curso. He decidio modificar un poco el cuaderno del curso pasado. Aquí os dejo el acceso. Espero que a alguien más que a mi misma pueda serle de utilidad.


Feliz curso



Páginas vistas en total